cover

Cómo bañar a un recién nacido | 4 Consejos

870998bc8c458d7141fc2820ed69c946

Por: Jesus Ayala

Visitar perfil

14 Ago 2020

La llegada de un nuevo integrante a la familia siempre trae consigo un montón de emociones, miedos y dudas, especialmente para aquellos que son padres primerizos. Entre todas las preocupaciones y temores, uno de los más frecuentes es el que tiene que ver con la manera correcta de bañarlo. Por eso, para que lo hagas de la manera correcta y sin miedo alguno, hoy te daré algunos consejos sobre cómo bañar a un recién nacido. 


Antes de empezar, ten presente que el cordón umbilical se cae entre 10 días y 3 semanas después del nacimiento. Así que mientras se cae, lo mejor es bañarlo con una esponja y evitar sumergirlo en el agua para que no se le moje el cordón. Según la OMS, lo más conveniente es esperar 24 horas después de que nació para darle su primer baño, y no es necesario bañarlo todos los días.


Una vez aclarado esto, ¡toma nota y disfruta de este momento único con tu bebé!


1: Prepara todo lo necesario para bañar a tu bebé


El primer consejo para bañar a un recién nacido es preparar las cosas necesarias. Es muy importante que te asegures de tener todo a la mano si nadie te va a ayudar, para que evites interrupciones y en el peor de los casos, dejar solo a tu bebé. Éstas son algunas cosas que vas a necesitar:

  • Bañera o lavabo completamente limpios.
  • Pañuelo húmedo.
  • Toalla.
  • Esponja suave.
  • Jabón neutro sin aroma (para bebé).
  • Cepillo de cerdas suaves (para bebé).

Los pediatras recomiendan usar jabón neutro y evitar las fragancias porque pueden interferir en el reconocimiento del olor de la madre por parte del bebé e irritar su piel.



2: Revisa la temperatura del agua


Este punto es imprescindible porque los bebés tienen la piel más delgada y delicada que un adulto, así que una temperatura que para ti es agradable, para tu bebé puede no serlo. Los pediatras recomiendan que la temperatura del agua sea de 35 a 37ºC, que es más o menos la temperatura del cuerpo humano. Así mismo, es vital que la temperatura del baño o del cuarto donde bañes a tu bebé sea de 22 ó 23ºC, y que no haya corrientes de aire. 


En sus primeros meses de vida los bebés no regulan correctamente la temperatura corporal, por esto es fundamental evitar exponerlos a temperaturas muy bajas o altas. 



Para asegurarte de que la temperatura del agua y del lugar sean correctas, puedes usar un termómetro, y por qué no, equipar tu cuarto de baño con un calefactor y un buen boiler. Yo te recomiendo el Calefactor Para Baños de Heatwave porque es seguro, incluye toallero, y  tiene termostato y apagado automático. Si buscas un boiler, Heatwave también tiene excelentes modelos eléctricos y de depósito para ti; conócelos haciendo click aquí.


3: Los primeros días dale baños de esponja


La diferencia entre un baño común y un baño de esponja es que en el baño de esponja no vas a sumergir a tu bebé en el agua. Lo único que tienes que hacer es cubrir a tu bebé con una toalla seca, colocarlo sobre una superficie acolchada con una manta, y sostener su cabeza con mucho cuidado en el hueco interior de tu brazo (parte interna del codo).


Puedes empezar lavándole la cara, el cuello y detrás de las orejas con un pañuelo húmedo, cuidando siempre que no le entre agua en ojos y boca. Después, sin quitarle la toalla del cuerpo, vas a humedecer la esponja en agua limpia y a descubrir uno de sus brazos para lavarlo; secarás ese brazo y descubrirás el otro. Esto lo vas a repetir con el resto del cuerpo, cuidando en todo momento que tu bebé no quede descubierto de las partes que ya limpiaste y/o que no has limpiado, para que no “agarre” frío.


Durante el baño de esponja sólo vas a descubrir las partes del cuerpo que estás lavando en ese momento. Si se le llega a acumular agua en el cordón umbilical o lo llegas a mojar por accidente, asegúrate de secarlo bien sin presionar o frotar muy fuerte.



4: Después de 15 días es momento de darle un baño normal


Llegamos al consejo número 4 de cómo bañar a un recién nacido. Una vez que el cordón umbilical se cayó y la zona cicatrizó, es hora de probar metiendo a tu bebé en una bañera o lavabo, con 5 centímetros de agua. Si llega a escandalizarse, no te preocupes, es algo totalmente normal, con el tiempo se irá acostumbrando. 


Igual que en los baños de esponja, es importante que cuides la temperatura del ambiente y del agua para que tu bebé no sufra de frío o quemaduras. 



Para comenzar, lo mejor es que en cuanto le quites la ropa lo pongas rápidamente en el agua para que no se enfríe. Sostenlo cuidadosamente por la cabeza y la espalda, y háblale para que se anime mientras lo sumerges en la bañera. No dejes de mojar las partes del cuerpo que no están dentro del agua porque puede darle frío y resfriarse. 


Después de mojarlo de los hombros hacia abajo, usa jabón neutro con moderación para no resecar su piel y enjuágalo inmediatamente. Luego lava su cabello con un champú suave, cuidando siempre que no le caiga en ojos y boca. Finalmente, limpia suavemente su carita y la parte detrás de las orejas con un pañuelo húmedo.


Tip: Cuando enjuagues el champú, intenta encorvar la mano sobre la frente de tu bebé para hacer que la espuma corra por los lados y que no le entre en los ojos.



Es probable que tu bebé tenga escamas o costritas en el cuero cabelludo, pero no te alarmes, son inofensivas y las puedes aflojar con agua y un cepillo de cerdas suaves. Nunca intentes quitárselas a la fuerza o lo puedes lastimar. 


Ya que terminó la hora del baño, envuelve a tu bebé en una toalla cubriendo su cabecita y sécalo con mucho cuidado. 


Qué puedes hacer y qué debes evitar durante y después de bañar a tu bebé


Lo que NO debes hacer:

  • Nunca debes dejar a tu bebé solo.
  • No intentes ponerlo de pie en la bañera, ni intentes sentarlo para que se sostenga solo.
  • Evita extraer la cera del oído de tu bebé y no uses bastoncillos para limpiarle los oídos.
  • No apliques jabón en su cara.
  • Evita dejar humedad en los pliegues de su cuerpo.
  • Durante los primeros meses no uses juguetes para bañarlo. Guárdalos para cuando ya esté más grande y los pueda disfrutar.


Lo que SÍ puedes hacer:

  • Puedes aprovechar para limpiar por fuera sus orejas usando un pañuelo húmedo. 
  • Después de bañarlo es un buen momento para cortarle las uñas, gracias a que se ponen blanditas con la humedad.


Un último consejo:

Los pediatras recomiendan que durante los primeros meses la hora del baño no sea mayor a 5 minutos y que lo bañes antes de dormir para ayudarle a conciliar más rápido el sueño. 

COMENTARIOS

Si tienes alguna duda sobre lo que escribimos, comenta y te contestaremos.

Deja un comentario





Artículos Recientes

cover
Cómo bañar a un recién nacido | 4 Consejos
cover
Boiler Solar y Boiler de Depósito Eléctrico: Lo nuevo de Heatwave
cover (8)
Qué hacer durante la cuarentena | 7 Grandes ideas
cover-1-abr
Qué son los grados de protección IP y para qué sirven
cover (4)
Cómo usar la calefacción cuando hay un bebé en casa | 5 Tips
cover (20)
Cómo funciona un calentador instantáneo
ebook-hw

La guía del gas: Precauciones para un hogar seguro.

Descarga nuestra guía completa de precauciones para trabajar con gas y disfrutar un invierno seguro.